Hábitat del Chimpancé

chimpancesEl hábitat de los chimpancés es muy diverso. Las selvas tropicales son las áreas más comunes donde se encuentran. Sin embargo, también viven en las sabanas y en las áreas boscosas de las montañas. Son muy adaptables a una variedad de entornos, esta es la razón por la que su hábitat sigue siendo muy diverso.

En las selvas tropicales encuentran árboles para cobijarse y para dormir y se les facilita el acceso a frutas, plantas, hojas y semillas. Además aprovechan la sombra que ofrecen los árboles. En las sabanas se encuentran en zonas abiertas, pero tienen bosques alrededor.

Un menor número de ellos se encuentran en las regiones montañosas, debido al clima y las temperaturas. Los chimpancés necesitan agua, de modo que se encuentran en áreas donde hay alimento suficiente y un suministro de agua abundante, como el gran río Zaire.

familia chimpanceEl grupo de chimpancés tendrá un área de distribución de unos 10 kilómetros cuadrados a más de 500 kilómetros cuadrados. Muchas veces depende de la zona y el número de chimpancés. El patrón migratorio a través del área de distribución es muy complejo, les permite llegar a ciertas áreas donde crecen frutas de la temporada justo en el momento adecuado. Su desplazamiento les impide que agoten un solo ámbito de las fuentes de alimentos disponibles. De hecho, sus métodos para comer a menudo aseguran que nueva vegetación es capaz de volver a crecer para uso futuro.

La mayor amenaza para el futuro del chimpancé tiene que ver con la destrucción de su hábitat. Muchos seres humanos ocupan estas regiones con el fin de plantar de alimentos y para explotar la minería. La silvicultura es también un hecho muy frecuente que se traduce en grandes áreas de árboles que se están destruyendo a un ritmo alarmante.
La mayoría de las personas no se dan cuenta de que el chimpancé tiene un papel vital en el equilibrio de su hábitat. Por ejemplo, ayudan a mantener la población de varias especies de monos bajo control. Ayudan a mantener la vegetación que crece y también dispersan las semillas a través de sus movimientos.

En cautiverio, todos los esfuerzos se hacen  para ofrecer al chimpancé un hábitat que refleje a la naturaleza. La falta de oferta los deprime, entonces no van a comer y ni se aparean. El área del cautiverio debe ser muy grande para que puedan moverse dentro de ella, como mismo lo hacen en su entorno natural. Lo ideal sería que los humanos dejen de invadir el hábitat de los chimpancés y encontrar un equilibrio entre ambas especies, de lo contrario, ellos corren el riesgo de extinción y habría un daño grave a los ecosistemas.